Las medidas de prevención y extinción de incendios son fundamentales para proteger vidas y bienes, la eficacia en la actuación ante una emergencia depende en gran medida de la correcta instalación y disposición de los extintores, cumpliendo con las normativas establecidas.

En Colombia, la normativa NTC 2885 establece las especificaciones para la ubicación y disposición de los extintores portátiles contra incendios. Aquí hay algunas pautas generales que se suelen seguir para cumplir con esta normativa:

  1. Conoce los tipos de fuego. Antes de proceder con la instalación de extintores, es importante comprender los distintos tipos de fuego y los agentes extintores adecuados para cada uno. La NTC 2885 clasifica los incendios en cinco tipos: A, B, C, D y K, correspondientes a diferentes materiales combustibles. Es fundamental seleccionar extintores que sean efectivos para extinguir los tipos de fuego presentes en el entorno.
  2. Ubicación estratégica: Los extintores deben colocarse en lugares estratégicos y fácilmente accesibles, garantizando que estén al alcance en caso de emergencia. Según la normativa colombiana, la distancia que debe recorrer una persona para alcanzar un extintor se establece de acuerdo al tipo de fuego y a la clasificación del riesgo (Leve, ordinario o extraordinario) que se va a controlar, en un rango de 9,15 a 22,9 metros distancia de recorrido (desde donde está parada la persona), por ejemplo; para fuegos tipo A (sólidos combustibles como: madera, cartón, papel, textiles) debe de estar a 22,9 metros distancia de recorrido. Para fuegos tipo B o tipo K, deben estar en un rango de 9,15 mts a 15,25 metros de distancia de recorrido y de acuerdo al tipo de Riesgo.
  3. Distribución adecuada: Es crucial distribuir los extintores de manera equitativa en todo el espacio, asegurando una cobertura completa y rápida acción en caso de incendio. Se deben ubicar en lugares visibles y libres de obstrucciones, evitando colocarlos detrás de puertas, cortinas o muebles.
  4. Altura recomendada: Los extintores deben instalarse a una altura accesible para cualquier persona, evitando tanto ubicaciones demasiado altas como demasiado bajas. Se recomienda colocarlos a una altura que oscile entre 4 pulgadas y 1.53 metros desde el suelo dependiendo del peso del extintor, facilitando su manipulación por parte de adultos y personas con movilidad reducida.
  • Los extintores con un peso menor a 40 lbs (18,14 kg) deben instalarse de manera que la parte superior del extintor no esté a más de 5 pies (1,53 mts) sobre el suelo.
  • Los extintores con un peso mayor a 40 lbs (18,14 kg) – excepto aquellos sobre ruedas-, deben instalarse de manera que la parte superior del extintor no esté a más de 3 1/2 pies (1,07 mts) sobre el suelo.
  • En ningún caso el espacio libre entre el fondo del extintor y el piso debe ser menor a 4 pulgadas (102 mm).

  1. Señalización adecuada: Cada extintor debe estar acompañado de señalización clara y visible que indique su ubicación y el tipo de fuego que puede extinguir. Las señales deben cumplir con las especificaciones de la normativa colombiana en cuanto a tamaño, color y diseño, facilitando su identificación incluso en situaciones de emergencia o baja visibilidad.
  2. Mantenimiento y recarga: Una vez instalados, los extintores requieren un mantenimiento regular para garantizar su correcto funcionamiento. Esto incluye inspecciones periódicas, pruebas de presión, recarga de agentes extintores y reemplazo de componentes dañados. Es fundamental seguir las recomendaciones del fabricante y contar con personal capacitado para realizar estas tareas.

La correcta instalación de extintores según la normativa colombiana NTC 2885 es crucial para garantizar la seguridad en caso de incendio. Siguiendo estas pautas y considerando aspectos como la ubicación estratégica, la distribución adecuada y el mantenimiento regular, se puede mejorar significativamente la capacidad de respuesta ante emergencias. No escatimes en seguridad: ¡prevenir incendios es responsabilidad de todos!